El ritmo correcto entre la mujer de Escorpio y el hombre de Piscis

Dos formas de expresión de los sentimientos, dos signos de agua. Escorpio se manifiesta transformando la profundidad de sus emociones en fortaleza y determinación, sobre todo a los ojos ajenos. Piscis tiene una manera propia de vincularse con la vida a través de sus emociones; este signo traspasa las fronteras de la realidad y se adentra en lugar de connotaciones místicas.

El perfecto entendimiento

Puesto que la mujer de Escorpio es capaz de conocer los pensamientos del hombre de Piscis y éste se deja llevar sin oponer resistencia, pueden comprenderse fácilmente sin necesidad de utilizar palabras. Una relación entre ellos germina contando con los favores de sus regentes, ya desde el principio salta a la luz la luz el buen entendimiento que existe entre ambos. La satisfacción es un elemento recurrente en su diario convivir.

Ella descubrirá muy temprano que el hombre de Piscis no lucha con la misma intensidad con que ella lo hace, él es más manipulable, más versátil, no se enfervoriza por una u otra causa, entre dos opciones escogerá la que menos esfuerzos demande de su parte. Pero existe entre ellos un catalizador que favorece la química de su amor, y es que ambos empatizan muy bien. Piscis puede traspasar con facilidad la barrera de aparente dureza y frialdad de Escorpio, develando la rica floritura de su vida emocional.

¿Quién domina la relación?

La mujer de Escorpio, en vista de su fortaleza, necesita llevar las riendas, asumir el dominio de la relación. En cierto modo, esto al hombre de Piscis no le causa molestias, ya que no opone resistencia, por el contrario, muta de tal manera que puede encajar —aunque no con la eficiencia que cabría esperar— en las expectativas de Escorpio. Ella, al sentirse correspondida en sus tendencias a la lucha y comprendida en su parte emocional, dibujará una sonrisa en su rostro. Hay un gran espacio para la felicidad en sus vidas.

Escorpio tendrá carta blanca para moldear casi a su antojo a Piscis. Pero debe tener presente que este hombre, aunque no lo parezca, también tiene sus límites. El hombre de Piscis al sentirse muy presionado por los excesivos requerimientos de su pareja, puede llegar a estallar esparciendo violentas ondas mortíferas. Entonces será irreconocible, sus palabras adquirirán un filo mordaz, sus ojos se encenderán en furia y su rostro será el de un demonio. Afortunadamente este estado de Piscis dura muy poco y se manifiesta muy de vez en cuando.

En el lecho del amor, la mujer de Escorpio es muy apasionada, ella lo da todo por el todo. No se anda con rodeos, sus profundos sentimientos afloran y espera que su pareja esté a la altura de las circunstancias. El ritmo al que el hombre de Piscis se sumerge en la excitación es más pausada, por ello en un principio no es la pareja correcta para Escorpio. Pero si existe un ambiente de cortejo, de sutil proceso de seducción, sin que haya arrebatos de prisa; él responderá con la misma flama, con los mismos deseos y la misma pasión.

Artículos relacionados

Anterior

El influjo de Marte sobre los signos del zodiaco

Siguiente

La mujer de tauro y el hombre de Leo: ¿compatibles o no?